Autor: Joey McIntyre
Traducción al español: @I_am_Blockhead
Fuente: http://seeyainboston.tumblr.com/post/79875959130/18

 

A punto de correr 18 millas. Mis piernas se sienten pesadas. Supongo que mi entrenamiento cruzado entre las corridas, consiste en llevar a mi hijo por todos lados -como a mi hijo Rhys- quien se convirtió como en una casa de ladrillo sobre mis hombros este fin de semana, caminando por las colinas de Manhattan Beach. Pero podría ser peor. No estoy trabajando en dos empleos para mantener a mis hijos: tengo la oportunidad de hacer esto.

Este es un año diferente. Nunca voy a correr mi primer maratón de nuevo, pero quiero mantener de alguna manera esa inocencia, esa mentalidad de novato de pensar “wow esto es divertido y no sé qué esperar”. Quiero renovarme a mi mismo en el proceso.

Mi día comenzó con mi hijo Rhys, despertándome y mostrándome que su sol se prendió en su reloj de alarma. La cosa es que, él lo manipuló. En realidad eran las 5:12 am en lugar de las 06:10, hora programada en que supuestamente él debe despertarse. Así que después de lidiar con él y convencerlo de quedarse en la cama y ser paciente, volví a la cama. Sólo para ser despertado por …. ¡¡¡Un TERREMOTOOO!!!! Ok, no fue tan malo, pero tampoco fue tan leve (4,7). Me sacudió de la cama. Es realmente increíble lo que sucede. Toda tu casa es empujada hacia todos lados. Oh, qué pequeños somos. Para el mundo, mi casa es una pequeña mosca. Y yo sólo soy un parásito dentro de esa mosca.

Y es por eso que corro: así no me vuelvo loco pensando en cosas como esas. De modo que me voy. Voy a disfrutar de esta corrida; la primera milla, más o menos, se sentirá como barro, pero sé que una vez que comience a ir, voy a estar en ella. Respirar bajo el sol. Una media del pie a la vez. Disfrutando la ciudad de Los Ángeles.

 

Latest Posts from NKOTB The Blog